María Pita: “En La Coru, cuando era chorbita, en cero coma la liábamos”

 

Retrato de María Pita en la Casa-Museo de A Coruña

Retrato de María Pita en la Casa-Museo de A Coruña, por Isaac Díaz Pardo (1946) 

Estoy un poco nerviosa, es mi primera entrevista imaginaria. Tantos años de carrera para que una descubra un nuevo género periodístico un lustro después de licenciarse. Suerte que la escuela periodística cultivada por Diez Minutos nos mostró el camino. Siguiendo su estela, a años luz de esta humilde plumilla, Vivir Na Coruña ha logrado una entrevista histórica. Por primera vez en los medios de comunicación gallegos, María Pita (A Coruña, 1560-1643), la insigne heroína de la ciudad herculina, responde a una entrevista.

En este encuentro imaginario, la heroína de profesión nos recibe en la recreación de su dormitorio, donde vive, en su casa-museo situada en la calle Herrerías de la Ciudad Vieja.

Recreación del dormitorio de María Pita en la Casa Museo. Foto: Lucía Pita.

Recreación del dormitorio de María Pita en su Casa Museo. Foto: Lucía Pita.

Usted continua siendo la única heroína de España que cuenta con una casa-museo, que por cierto, cumple en este mes 11 años desde su inauguración. ¿Qué mensaje piensa que se debe transmitir a quien la visita?

Pues el de que que hay que limpiar los pies antes de entrar en un sitio, que me dejáis el kel perdido. Buah, menos jujas: que hay que tener un par en la vida, ¿no? Aunque seas una pava, porque en La Coru, cuando era chorbita, en cero coma la liábamos. No como ahora que solo os sentáis en una plaza con pancartas sucias. Yo era una troublemaker, que me decían los guiris. Una montabullas, vaya. En el Arquivo do Reino de Galicia me tienen ahí como veinte querellas por movidas. Eh, pero luego fui al Juancar de aquella y le puse un mensajito, que cuando le limpié la liada de la Armada Invencible esa tuve que ponen las cosas en orden, y no vi un duro hasta 1956, y porque lo pedí yo.

Precisamente el Ayuntamiento de A Coruña conmemoró el 425 aniversario de la batalla en la que expulsaron a las tropas inglesas invasoras…

Escultura de María Pita en la Casa Museo

Escultura de María Pita en la Casa Museo. Foto: Lucía Pita.

Qué julais, mucho conmemorar pero a día de hoy como no los echéis compitiendo en una de esas carreritas populares que os montáis… ¿Quién lo iba a hacer si no? En 1589 llovieron fotones que flipas, y todo porque los españolitos ahí fuimos de motivados con la Armada Invencible a darle a los guiris, y tuvimos que volver con el rabo entre las piernas. El señor Drake cachó uno de los barcos que volvían a repostar cascarilla a La Coru, y llegando paquí junó un galeón que venía con oro. Mimá, se le pusieron los ojos como volviendo del Caimán.

Cuando me enteré de que venían no te voy negar que me moló tela, que me gusta una buena bronca, pero cuando me tocaron a mi segundo marido, Gregorio de Recamonde, ahí sí que me puse a full de Estambul. Que ya ves tú, si total luego me casé con dos chorbos más, pero en el momento me encabroné toda. ¡AY, GREGORIO! Le pillé el palillo de madera que tenía entre los dientes cuando me lo mataron, y…

¿Palillo? Si en las crónicas históricas hablan de una lanza, e incluso de una pistola que robó al enemigo.

¿Oíste? La que está contando la historia soy yo. Qué lista la juntaletras… Buah, que el Gregorio ya no pintaba nada y justo en ese momento subía un guiri por la muralla de La Solana para torrarse ahí todo, y me dije: no quiero un tercer marido guiri. Mira tú, el pavo era el alférez de los de la Gran Bretaña. Pues allá que le clavé todo el palillo y le pillé el banderín. ¡Qué caretos se les quedaron a los chorbos! Les dio la bajona porque una pava les mató al jefazo, mira qué julais. Se me quedó mirando mi pandilla de Penamoa y les berré para que se viniesen arriba: “Somos las Riazor Blues”, que en los libros se tradujo como “¡Quien tenga honra, que me siga!” Luego los guiris piraron para Lisboa a comprar toallas, porque claro, la pelea de aguadillas en La Solana fue tela dura.

Señorita, en resumen: si la otra la lió parda, yo lo peté. Y con esos vestidazos que se te enganchaban en las lanzas, sin esas prendas tan cómodas que llevan las heroínas de hoy en día, como Catwoman.

Recreamos una entrevista imaginaria con María Pita

La estatua de María Pita realizada por José Castiñeiras. Foto: Chano Amado.

En efecto, hoy en día podríamos ser angloparlantes en A Coruña de no ser por usted. Su gesta fue tal que en el año 1998 el Ayuntamiento erigió una estatua que representa ese punto clave de la batalla. ¿Qué valoración hace sobre la posición, mirando hacia el Ayuntamiento? ¿Es que así ataca a la clase política corrupta?

Chorba, qué liadas queréis montar siempre los juntaletras. La idea fue del escultor José Castiñeiras, que ya había hecho los surfistas del Matadero ahí todos flipaos. Soy apolítica y lucho por el pueblo, a mí la bulla me llama.

Hablando de llama, ¿qué fue del pebetero con el fuego que alumbraba el lema que corona su estatua?

¿Lo de “LIBERTAD”? Buah, mira que dije que se iba a liar, pero ni caso. Que ahí los niños se van a calentar las nubes de gominola y un día vamos a tener un disgusto y la mala prensa se la lleva la Mari. Esa movida se les fue de las manos en el Ayuntamiento, que al principio ni Pepe Casti ni yo queríamos meterle nada más, porque soy la estrella y no hace falta que nada más me ilumine. Y así acabó siendo, de no ser por el guiri que me pusieron a los pies, que ya tengo un dolor en el brazo izquierdo de 16 añitos aguantándolo, que el tío es de bronce y pesa…

Una de las coruñesas más afamadas y sin embargo murió en Cambre y su tumba sigue sin identificar.

Te estás buscando a la Mari y la vas encontrar.

En el primer piso de la Casa Museo María Pita se descubre cómo era A Coruña en el s. XVI

En el primer piso de la Casa Museo María Pita se descubre cómo era A Coruña en el s. XVI. Foto: Lucía Pita.

Mientras esquivo el derechazo que me acaba de lanzar me gustaría preguntarle por lo que se pueden encontrar las personas que todavía no hayan visto su casa.

Tengo el kel mazo guapo. Los lunes no me vengáis que estoy de resaca del finde y chapo, pero luego de martes a sábado ahí estoy sobando de 10:30h a 14:00h y de 17:30h a 20:00h. Domingos y festivos de 10:30h a 14:00h.

Aunque hayan visto mi choza pueden venir de nuevo, eh. Hasta el 31 de mayo me pusieron unas réplicas de vírgenes medievales, la mayor parte románicas, para que veáis que las pavas manejamos desde hace mucho. Luego, pues para los indecentes que no hayáis honrado a la Mari, en la planta baja tenéis donde plancho la oreja y la tienda donde pillaba la priva. En la sala 1 tenéis una chapa chula de Galicia en los siglos XVI y XVII, que sé que no tenéis ni flores de historia, y en la sala 2 unos mapas guapísimos de la Coru de aquella época. Por último, mi favorita, la sala 3, donde podéis ver la de cookies que repartí.

*La María Pita que hemos recreado en esta entrevista imaginaria, con datos contrastados, una CTV de pro. Una visión que también compartió en su momento David Perdomo

Pin It

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Podes utilizar estas etiquetas e atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>