La noche más corta

Se acerca la noche más corta del año, la noche del fuego, las meigas y la magia. Echemos un vistazo a sus orígenes más remotos que nos hablan de las raíces mismas de nuestra cultura y su relación con todo lo que sucedía en los cielos.

La noche más corta. Foto: Jaime Martínez.

La noche más corta. Foto: Jaime Martínez.

De entre todos los astros, el más importante para la Humanidad siempre ha sido el Sol. Su luz nos calentaba, gobernaba el clima y hacía crecer nuestros cultivos. Pero al final de cada día desaparecía bajo el horizonte, sumiendo al mundo en la oscuridad. La noche se llenaba de sonidos, y las sombras que nos acechaban se poblaban con nuestros miedos. Entonces nos juntábamos y encendíamos hogueras para estar a salvo. ¿A dónde había ido el Sol? ¿A qué mundos? ¿Volvería tal y como lo había hecho ayer? Contábamos historias, y así nos dormíamos frente al fuego, esperando el amanecer.

Al despertarnos el Sol había regresado de su misterioso viaje, y el mundo estaba de nuevo lleno de luz. Su vuelta tras la noche hacía pensar a nuestros antepasados en la idea de la inmortalidad: cada noche el Sol moría para volver a nacer al alba. Su poder era indiscutible. Y no es de extrañar que fuese adorado como un dios creador de vida en todas las culturas de la antigüedad.

Sin embargo su reinado también sufría cambios. Conforme el verano se aproxima, su salida y su puesta están cada vez más cerca del norte –sólo sale por el este y se pone por el oeste dos días al año, en los equinoccios de primavera y otoño-. En su recorrido alcanza mayor altura sobre el horizonte, y así, poco a poco, los días se alargan. Estos cambios son debidos a la inclinación del eje de rotación de la Tierra, y se producen hasta el solsticio de verano, en torno al 21 de junio. A partir de entonces el Sol va descendiendo, sus rayos pierden fuerza y los días se hacen más cortos, hasta que se alcanza el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, cuando el ciclo vuelve a empezar.

Verano en el hemisferio norte.

Verano en el hemisferio norte.

Por su simbolismo estas fechas siempre fueron importantes en todas las culturas antiguas, y aún hoy en día están presentes. El 25 de diciembre tenía lugar en Roma la festividad de Sol Invictus, donde se celebraba que de allí en adelante los días vuelven a crecer. Esta fiesta fue más tarde adoptada por el Cristianismo, identificándola con el nacimiento de Cristo.

Algo similar sucede con el solsticio de verano. Es el día más largo del año, y la noche más corta. Pero desde ese momento las horas de luz comienzan a menguar. Por eso durante esta noche los cultos paganos encendían hogueras con el fin de dar más fuerza al Sol. Debido a la cristianización la fiesta se trasladó del 21 al 24 de junio y hoy se la conoce con el nombre de noche de San Juan.

Analema solar: La posición del Sol a una hora determinada cambia día a día.

Analema solar: La posición del Sol a una hora determinada cambia día a día.

En Galicia la confluencia de tradiciones celtas, paganas y cristianas dio lugar a una gran riqueza cultural en torno a esta noche: el fuego de las hogueras no sólo ayuda al astro rey, sino que también purifica a quien lo observa, ahuyenta a los malos espíritus y representa un rito de renovación en el que quemar todo lo viejo. La acción del fuego se complementa además junto con la del agua marina en la que bañarse a medianoche, o el agua de San Juan con la que limpiarse a la mañana siguiente, perfumada con flores y que guarda la fuerza de los primeros rayos de sol de ese día.

Todas estas tradiciones son ecos de tiempos pasados en los que la Humanidad temía a la noche y adoraba al Sol. Ahora sabemos que el Sol no es ningún dios sino que es una estrella. Una más de los cien mil millones que conforman nuestra galaxia. Pero es la estrella que nos vio nacer y crecer. Nuestro destino está íntimamente ligado a ella. Celebrar su existencia es, a fin de cuentas, celebrar la nuestra.

Pin It

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Podes utilizar estas etiquetas e atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>