Silvia Boggiano: “Tango significa lugar de reunión”

Descubrimos los orígenes del tango de la mano de Silvia Boggiano, quien presenta este jueves en la FNAC su libro Tango oculto. Ese abrazo inesperado. Este será un aperitivo poético-musical para el concierto que dará el domingo en el Garufa la formación Tango Oculto.

Silvana Boggiano. Foto: Daniel Fernández.

Silvana Boggiano. Foto: Daniel Fernández.

Buraco, chantar, farra, farruco, gayola, grela, mancar… son algunas de las palabras aportadas por los emigrantes gallegos al lunfardo, ese lenguaje oscuro y arrabalero a través del cual se han dado los mejores tangos. Pero el origen de esta conocida música argentina dista mucho del imaginario popular del tango actual, incluso el que se tiene en el país de Gardel. El tango fue una forma de expresión para indígenas, clase obrera, delincuentes y prostitutas. Servía de medio para la denuncia, pero también para el humor o el erotismo. Es por esto, que esta otra identidad del tango ha sido a menudo silenciada, sin embargo sigue latente y viva a orillas del Río de la Plata.

Silvana Boggiano es profesora de literatura, escritora y cantante y, por primera vez, llega a Galicia en una gira en la que junto a Juan Vattuone y Jorge Giuliano, último guitarrista de la gran Mercedes Sosa, nos irán descubriendo los secretos ocultos del tango.

Vivir na Coruña – El título de tu libro, publicado por la editorial Corregidor, fundada por Manuel Pampín, gallego de Arzúa, da a entender que por debajo del tango o de lo más visible del tango, digamos oficial, hay corrientes que no son fáciles de percibir, ¿Es así?

Silvana Boggiano – En sus orígenes, el tango fue una manifestación espontánea, popular, que tuvo una prehistoria (colonial -S.XVII al XIX)  y un origen (fines del S.XIX, principios de XX) que aunó esta placenta indígena, negra y mestiza con músicas, pensares y formas de expresarse de diversas etnias y nacionalidades inmigrantes.  Así se conforma este sello, una manifestación, como dije espontánea y popular, como el lunfardo. Pero esta expresión popular que fue rodando por estos siglos hasta ser lo que fue, pasó por etapas eróticas, pornográficas, políticas (de denuncia social), y de guapos y malevos (con sus costumbres de trata y contrabando). Fueron estas protestas, denuncias y payadas de prostíbulos, lo que dio lugar al lunfardo en esas primeras coplas, fue el proceso natural del tango (que significa “lugar de reunión”). Lo mismo se fundió con las quejas, la alegría y el humor de los obreros textiles y los trabajadores. Este proceso fue una y otra vez interceptado, juzgado, censurado, prohibido por el poder de turno, ya que, los marginados, ocultos y hasta desaparecidos de diferentes maneras, fueron sus hacedores, ya nombrados. De modo que las corrientes subterráneas del tango son las que se prohibieron desde el poder, que es delatado por estas manifestaciones populares. Por eso se las prohíbe y se las censura.

Es de mucha alegría para mí y para Manuel Pampín que yo venga a su tierra natal. Para mí es un honor representar su editorial que confió en mi obra ensayística y continúa apostando además en mi obra narrativa.

VNC – A lo largo del siglo XX, el tango vivió intentos de renovación. Ahí están el Polaco Goyeneche, Astor Piazzolla o Horacio Ferrer, fallecido recientemente. ¿Acepta bien el público esos intentos por superar el tópico y el mito?

S. B – Como todo cambio, y, sobre todo en el arte (de por sí más resistido siempre), ha costado en toda época aceptar los diferentes aromas que traía cada uno de esos y otros maestros. Gardel, por ejemplo,  representaba con sus letras y sonidos, una ciudad y un país menos complejo en su organización y Piazzolla mostraba con su música una ciudad, un país industrial y sinfónico. Así, el Polaco Goyeneche, como Rivero, han tenido una manera de decir en el canto que los destacó, por sus fraseos uno, y por su voz particularmente grave, el otro. Ferrer, al igual que Eladia Blázquez o Héctor Negro, cada uno en su estilo, representan también una nueva poesía, una nueva manera de ver la ciudad, el país que los albergaba. Con el tiempo, cada uno de ellos se convierte en clásico y, paradójicamente, al escucharlos, todos nosotros volvemos a sentir la vanguardia que significaron y su influencia en la nueva trova, en el tango S. XXI, del cual Juan Vattuone es el puente exacto entre aquellas generaciones y las actuales, un pionero del tango que bebe de sus mezclas musicales (del tango en su raíz, y de los ritmos  que fusionan el tango con sonidos actuales de la ciudad, del país) y de una poesía realista, lunfarda y tierna a la vez, de la denuncia y/o crónica social y de un humor que el tango había perdido en el camino.

Silvana Boggiano junto a Juan Vattuone. Foto: Daniel Fernández.

Silvana Boggiano junto a Juan Vattuone. Foto: Daniel Fernández.

VNC- Creo que tú escribes también letras de canciones. ¿Utilizas el lunfardo? ¿Todavía se emplea esa lengua oscura?

 S.B -No, yo escribo, como te dije, narrativa. Mi maestro literario fue Ernesto Sábato. Él me formó en el oficio y publicó mi primera novela, La Madriguera (1997). La presentación fue realizada por el, Rocardo Monti y Eduardo Gudiño Kieffer, maestros de narrativa. Además, hago prosas poéticas y canto algunos temas de Juan Vattuone, también recito mis poemas sobre el escenario. Esto lo hacía también en la Sociedad Argentina de Escritores y algunas entidades.

El lunfardo es una manera de nuestro idioma que se utiliza en el tango y diariamente, mucho, en la calle. Hay libros interesantes que tratan acerca de la historia del lunfardo, cómo se enriqueció a lo largo de este siglo y pico que lo tiene por protagonista cotidiano. Hoy día, con sus nuevos aportes y cambios, se le denomina “lunfardo del tercer milenio”, que une palabras tradicionales y nuevos vocablos. El lunfardo es una lengua oscura en algunos aspectos y, en otros, refleja, como nuestro idioma en uso, los cambios. De modo que te diría que está, como el tango, en plena vigencia y vivo.

 VNC- ¿Qué le recomiendas a alguien que viaje a Buenos Aires y quiera ver algo diferente a lo que domina la oferta turística del tango?

En primer lugar a Juan Vattuone, porque él es referencia del tango actual y ha actuado desde su adolescencia con figuras míticas. Tiene esa experiencia, esa grela del tango, pero a su vez, cuenta y compone el hoy de nuestra realidad. Recomendaría también acercarse a la nueva trova que bebió de Juan y sus antecesores, muchos de ellos analizados en la segunda parte de mi libro Tango oculto. Ese abrazo por venir. Todo lo que se está haciendo es válido, porque nace del pueblo, como la obra de Jorge Giuliano, es espontánea. No tiene nada que ver con el tango for export.

También es interesante visitar alguna milonga de las que florecieron desde los años 90, en donde los jóvenes y los clásicos amantes de la danza se juntan, haciendo honor al significado de la palabra tango africano e indígena: lugar de reunión.

Esta semana, en A Coruña, los lugares de reunión para disfrutar de estos secretos del tango serán dos. Silvana presentará su Tango Oculto. Ese abrazo por venir, en el espacio cultural de la FNAC el jueves, a partir de las 20.00 h, acompañada por Jorge Giuliano y Juan Vattuone, que seguro que regalan algún acorde a los asistentes. El concierto, en el que participarán los tres, será el domingo, en la Sala Garufa, a partir de las 20.30 h.

Pin It

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Podes utilizar estas etiquetas e atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>