Asier Etxeandía: “El IVA cultural es una mierda y hará que seamos más paletos todavía”

Asier Etxeandía llega este domingo al Teatro Colón con El Intérprete. Y por aquí nos dejaremos querer.

Asier Etxeandía durante la representación de El Intérprete

Asier Etxeandía durante la representación de El Intérprete. Foto: Ana S. de la Morena

Actor, bailarín, cantante. Intérprete, con mayúscula. Desde su primera aparición en televisión nacional, Asier Etxeandía no ha dejado de crecer como artista. Sobre el escenario y fuera de él, entiende el teatro como herramienta “para educar y crear catarsis”. Este domingo presentará en el Teatro Colón un monólogo autobiográfico, El Intérprete, que define comolo más honesto” que ha hecho hasta ahora. Un espectáculo que es “performance, drama, juerga, conciertazo”, un canto a la libertad en el que su infancia es la protagonista absoluta.

VNC – ¿Qué es lo que ha sucedido en la vida de Asier Etxeandía para que ahora llegue El Intérprete?
Asier Etxeandía – Siempre he querido cantar, pero supongo no tenía algo tan importante que contar ni nada que me moviese por dentro para hacerlo. Cantar para mí es algo sagrado. Pero, de repente, con casi con 40 años, me di cuenta de todo lo que mi yo niño sufrió, de lo importante que es una madre, el amor, de lo que es la sociedad, y de lo oprimidos que estamos. Ahora tengo una conciencia política que no tenía antes y creo que este es el momento perfecto para hablarlo y para acercarme a mi infancia, porque no quiero dejar de ser un niño.

VNC – Todo va a comenzar a las 20.30 del 5 de octubre de 1984.
A. E. – Sí, el día de la representación pero situado en el año 1984, que es cuando yo tenía 9 años. Para mí es el momento en el que mi creatividad e imaginación se encontraban en su punto álgido. Era el momento en el que me sentía inadaptado con la sociedad, con el resto de los niños. El colegio era un terror continuo porque sufría bullying y sacaba notas deficientes. En casa cantaba contra la pared y me salvé haciendo conciertos imaginarios en mi habitación. Gracias a aquel niño me convertí en lo que soy y necesitaba homenajearlo de alguna forma; pero también a todas aquellas personas inadaptadas que no encajan en esta sociedad, tan injusta y medieval en la que estamos en un redil. Con El Intérprete quiero cuestionar la religión, los valores, el intentar ‘ser normal’, que es lo que nos meten a todos los niños en la cabeza; porque el que es un poco más diferente vive una pesadilla mientras que el resto no es más que un reflejo de sus padres. También quería homenajear a mi madre, que falleció hace seis años y a mi padre. Gracias a ella me di cuenta que tengo los cojones de hacer lo que hago. Quería explicarlo y crear lo más honesto que he hecho en mi vida. Liberarme yo e intentar liberar al de enfrente, al que está escuchando.

VNC – Supongo que desde que has comenzado hasta ahora, habrás encontrado a personas que se hayan visto reflejadas en la obra.
A. E.Todo el mundo. Quien no se ve reflejado es porque no se deja. Todos nos hemos sentido así en algún momento de nuestra vida, todos hemos pasado por un bache en el que no has sido quien realmente eres. Hay algo con la falta de compasión con el otro que, quien lo está observando, lo entiende. Si no lo ha vivido, por lo menos, seguro que lo ha ejecutado con otro. Me interesa el espectador que ha sido verdugo con los demás. Aquel que está lleno de prejuicios, que no ha hecho uso de libertad o no ha dejado a los demás hacer uso de su libertad por miedos. Mi lucha es romper los miedos y estoy muy feliz porque la catarsis está pasando en todos los sitios.

El Intérprete con Asier Exteandía - Son Aoujil

El Intérprete con Asier Exteandía – Foto: Son Aoujil

VNC – ¿Es más fácil llegar al público a través de la música?
A. E. – La música va directamente al corazón, no pasa por la cabeza. Te transmite emociones y atmósferas que no pueden explicar las palabras y une a la gente, por eso me fascina tanto la canción. Me ha salvado toda la vida, mi infancia, mi madurez y hoy en día me sigue salvando.

A medida que va pasando el espectáculo, ¿echas en falta alguna canción en el repertorio?
A. E. – Nosotros podemos ir cambiando el espectáculo a medida que avanza, pero sí que es cierto que faltarían miles de canciones, que se quedan en el tintero. A medida que va pasando, o descubrimos temas, nos permitimos cambiarla si queremos. El espectáculo es redondo y perfecto, tal y como lo soñábamos.

VNC – ¿Cómo llevas la gira?
A. E. – La realidad del actor en gira es emocionante porque se comparte mucho. Se vive en comunidad, se comparten muchas horas en furgoneta, te enfrentas a teatros diferentes cada día… En nuestro caso estamos viviendo una experiencia mágica todas las noches que no he tenido nunca en mi vida hasta ahora. He trabajado en grandes compañías, con grandes profesionales que me han enseñado mucho y he visto al público en pie pero, como esto, nunca. El cansancio y el nivel de agotamiento merece la pena, porque lo que vivimos cada día es alucinante.

VNC – ¿Esperabas el éxito que está teniendo El Intérprete entre el público y la crítica?
A. E. – Sí. Lo esperaba. Yo no he hecho algo tan honesto en mi vida como El Intérprete. Sé la calidad musical del espectáculo, que llevamos muchos años preparándonos para esto, qué mensaje es el que quiero contar, sé lo que conlleva detrás. Se hace desde el corazón y una implicación emocional brutal por parte de toda La Factoría Madre Constriktor. Sabía que tendría éxito, aunque no tan rápidamente. Pero me parece justo.

VNC – También has hecho tele, cine. Creo que solo te falta teatro radiofónico.
A. E. – ¿Me estás proponiendo algo?

VNC – Más que proponértelo, y después de este éxito, es por saber cuál va ser tu siguiente reto.
A. E. – La Factoría ya tiene planes de aquí a tres años. Además algo que hace feliz, un proyecto maravilloso que esperamos estrenar el año que viene si todo va bien. En cine también, a partir de las películas que hecho este año y estoy loco por ver. La Factoría es nuestra empresa emocional, nuestra productora, y queremos seguir haciendo un montón de cosas.

VNC – Este domingo actuarás en el Teatro Colón, que el pasado mes fue escenario del Festival Galego de Cabaré. Durante un tiempo, en la representación de Cabaret, fuiste el maestro de ceremonias. ¿Qué significa este género para ti?
A. E. – El cabaret se creó para salvarse en tiempo de guerra, para frivolizar sobre un drama, darle la vuelta a la tortilla a algo terrible; por eso tiene algo sórdido y está tan lleno de lentejuela rota. Para mí es un lugar donde los sueños se cumplen, donde todo es posible y puedes reírte de ti mismo. Es algo maravilloso que me gusta .

VNC – ¿Estamos ahora en tiempo de guerra?
A. E. – Vivimos en un momento terrible en esta sociedad y este país. Hay una falta de empatía brutal con el de enfrente, un individualismo terrible y no se trabaja en comunidad. Para mí esto es lo más parecido a una guerra “subterránea”. Los deshaucios, lo que sucede con este gobierno, cómo se trata al mundo de la cultura. El cabaret se creó en un momento de guerra, pero los artistas tenemos la obligación de difuminar ese nombre para guiar. Tenemos una labor importante con la comunidad y debemos realizarla a través del cabaret, del teatro, o de lo que sea. Estamos obligados a crear empatía entre las personas.

Exteandía estará acompañado por tres músicos sobre el escenario. Foto: Eva Serrano.

Etxeandía estará acompañado por tres músicos sobre el escenario. Foto: Eva Serrano.

VNC – Es común que a los actores os exijan un compromiso con la sociedad. No solamente creando, o educando, sino que os posicionéis públicamente como portavoces.
A. E. – Creo mucho en la responsabilidad de los actores y las actrices con la comunidad. Crear cultura no es hacernos más listos, es convertirnos en más empáticos, entender mejor otras vidas y que todas ellas son válidas. La cultura sirve para quitarnos prejuicios, dejar de juzgar a los demás y pensar más en comunidad. Eso es ser culto: mirar por un buen común. Creo que el teatro debe tener la finalidad con la que fue creada por los griegos: para educar y para crear la catarsis. Por aquel entonces no había una televisión que deformase la realidad como pasa ahora, con algunos programas conductistas y absurdos. El teatro permitía que ellos tuviesen su propia visión de la vida, siendo una especie de espejo de la sociedad. Por eso creo en la responsabilidad de los actores del teatro y su implicación.

VNC – Como empresario e intérprete, ¿qué opinión tienes del IVA cultural?
A. E. – El IVA cultural es una mierda muy gorda que está consiguiendo una imposibilidad total para los que nos dedicamos a esto. Vivir del teatro era, y es, muy difícil. Nadie se enriquece, y ahora es todavía mucho más difícil vivir de esto. Las pequeñas y medianas empresas que nos dedicamos a este mundo puede que acabemos cerrando porque va a ser imposible mantenerse. Además esto es como una pescadilla que se muerde la cola y que se va a acabar notando en el tiempo, cuando dentro de unos años seamos mucho más paletos todavía, mucho menos empáticos y nos parezca que el teatro es aburrido cuando realmente no hemos ido. Es como cuando la gente dice que ir a la ópera es aburrido. ¿Acaso han ido a la ópera como para poder decirlo? Todo arte tienes que descubrirlo, masticarlo, beber las mieles de lo que te ofrece. Pero si no fomentamos este descubrimiento, con el tiempo nos daremos cuenta de lo paletos que somos. Y entonces no habrá marcha atrás.

VNC – No sé si desde La Factoría os habéis planteado cómo evitar caer en este “país de paletos”.
A. E. – Nosotros vamos a seguir trabajando a muerte. Tengo la suerte de poder dedicarme a hacer lo que más me gusta. No soy un funcionario ni alguien que trabaja para enriquecerse, nunca he cobrado más de lo que debía sino lo justo por el trabajo hecho. Yo sí o sí voy a seguir trabajando, aunque esté en la ruina, porque es para lo que he nacido y es mi responsabilidad con la comunidad. Me siento así de responsable, como deberían ser los políticos, si realmente se dedicasen a esto por amor a la comunidad.

VNC – Mientras tanto, lo que sabemos es que el domingo sí estará permitido bailar en el Teatro Colón.
A. E. – Sí. Y va a ser una fiesta.

Pin It

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *

Podes utilizar estas etiquetas e atributos HTML : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>